8539475 300x300¿Qué es la Divina Comedia que Dante tuvo la inmensa gloria de plasmar? Yo contestaría así: tómense todas las obras de todos los géneros literarios anteriores y posteriores a Dante, mézclense en un alambique, obténgase la quintaesencia de todo lo humano y esto es la Divina Comedia.

Como novela de aventuras supera a todas; como novela de imaginación, supera a todas; como drama, está por encima de cualquier otro que se haya escrito y los resume a todos; como obra del amor y la amistad, sublima y comprende a cada poeta; como obra de pensamiento, en ella se plasman los principios de la Filosofía, la Moral, el Derecho y sobre sus bases se hizo la construcción de Europa.

Si tuviera que salvar para la Humanidad dos libros, uno sería la Biblia y el otro la Divina Comedia, pues con ella puede construirse un mundo para el hombre, cualquiera que sea su época y estado.

Leí la “Divina Comedia” una noche. Aquello no era leer, era devorar: “He estado aquí” –me decía– “y aquí… y aquí”. Dejé el libro a las seis de la mañana, porque el día me esperaba y exigía mi descanso.

Lo tomé de nuevo, y en su último canto lloré con esas lágrimas en las que se expresa la felicidad. No sé si puedo explicarlo, diría que es el agua mansamente abrazando el dique al irse derramando sobre las riveras sintiendo su gozo, y ser el riego, agua y rivera.

Otra vez volví a leerla y otra vez lloré. Y cada vez que leo et último canto de la Divina Comedia me estremezco. No ha sido un encuentro sublime casual, es el encuentro sublime permanente. Esto es para mí la Divina Comedia.

Varios años después, oí pronunciarse en mi mente estas palabras: “En medio del camino de la vida me vi perdido en una selva oscura” y “aquel lugar de pena y destemplanza, sólo a la muerte tiene comparanza”. Son los dos primeros y los dos últimos versos del primer soneto de esta versión en sonetos de la Divina Comedia, libro I. el Infierno.



María Purificación García Herguedas
Barcelona 1992