Horacio

  • CANTO IV · Primer Círculo

    Primer Círculo: El Mundo sin Luz: El recuerdo del hombre que libertó a Adán. Encuentro con los grandes poetas. El castillo de las almas nobles.

    Unable to embed Rapid1Pixelout audio player. Please double check that:  1)You have the latest version of Adobe Flash Player.  2)This web page does not have any fatal Javascript errors.  3)The audio-player.js file of Rapid1Pixelout has been included.

    Terrible trueno resonó en mi mente
    y me hizo despertar. Me vi llegado
    al borde del abismo, desolado
    lugar donde mora la doliente
    multitud. Retumbaban tristemente
    los ayes del dolor, profundo y abrumado,
    y en tan densas tinieblas penetrado,
    que fatigué la vista inútilmente.

    —Descendamos, ahora, al mundo sin luz
    —dijo mi noble Guía, conmovido
    y pálido—. Y yo, al ver su blanca faz:
    ¡Maestro!, si vacila la virtud
    de tu valor, ¿qué haré? —Hijo querido,
    lo que en mi rostro ves, sólo es piedad.

    Y siguiendo sus pasos, me adentré
    en el primer círculo infernal
    y oí suspiros de tristeza tal,
    de penas sin tormento, que temblé.

    —¿No me preguntas nada, ni por qué
    llora esta gente? ¿No preguntas cuál
    es su falta? Pues sabe que no hay mal
    en ellos. Y yo supe y me callé.

    Y él siguió: —No lloramos por pecado,
    ni indolencia: que humano bien hicimos;
    mas sin la Fe no hay bienaventuranza.
    Nuestro vivir es sólo inalcanzado
    deseo del gran don. De eso sufrimos.
    —Dime —exclamé—: ¿Os queda una esperanza?

    Él respondió: —Me hallaba en este estado
    desde poco, y un Hombre Poderoso,
    de dulce faz y gesto bondadoso,
    con cetro y de diadema coronado,
    bajó hasta aquí. Nacía en su Costado
    tal torrente de luz, que este penoso
    lugar fue, en su presencia, venturoso
    día. ¡Nos dejó el corazón arrebatado!
    Se llevó a Adán, a Abraham, a los profetas
    y a muchos otros se llevó consigo
    a su Reino de Luz, de donde vino.
    Y no te digo más, que mi ansia aprietas
    y yo no llego a más, querido amigo,
    no me atrevo a esperar lo que adivino.

    Vi a lo lejos un fuego que vencía
    tinieblas y no era la distancia
    mengua para el aprecio y la importancia
    que supe que a su gente se debía.
    —Dime, Maestro, honor de la Poesía,
    ¿quiénes son los que tienen la ganancia
    de tal favor?, ¿cuál es esa sustancia
    que hasta aquí manifiesta su valía?

    Y él respondió: —Este don se reserva
    a los que en su vivir, se acompañaron
    de obras de gran valor y gran virtud.
    Tal es el bien, que siempre se conserva
    y acompaña a las sombras que dejaron
    la vida, antes hombres, con su luz.

    Y una gran voz clamó con gallardía:
    —¡Salve a nuestro altísimo Poeta!
    ¡Vuelve su noble sombra, siempre inquieta
    por la belleza y por la cortesía!

    Vi llegar en afable compañía,
    un grupo, cuatro sombras, recoleta
    figura y noble porte, faz discreta,
    sin muestras de tristeza ni alegría.
    Y mi amado Maestro, nunca en vano,
    me mostró a aquellos cuatro, verdadero
    honor del hombre y todo su linaje:
    —Homero, Horacio, Ovidio, y a Lucano.
    Entre nosotros —dijo— no hay primero
    y todos nos rendimos homenaje.

    ¡Siempre mi alma estará reconocida
    por el honor más alto que en el suelo
    cabe! ¡Poder mirar la cima donde el vuelo
    del Canto tiene nombre y se apellida
    en ésos, que tras dar la bienvenida
    a mi Señor, me dieron el consuelo
    sin par de su amistad, igual modelo
    de equidad, de nobleza y de medida!

    Fuimos hasta un castillo, rodeado
    de siete muros y un arroyo claro,
    que bastábale el pie para pasarle.
    Cruzamos siete puertas hasta un prado,
    con mucha gente, de verdor no avaro,
    y subimos a un alto a contemplarle.

    Vi a los héroes nobles, valerosos,
    las mujeres sencillas y prudentes,
    los caudillos preclaros y clementes
    y a los que juzgan misericordiosos;
    los sabios esforzados y piadosos
    de las miserias de las pobres gentes;
    vi a los hombres honrados y valientes,
    y a los humildes y a los generosos.
    Vi, allí, a todos aquellos que buscaron
    el bien y de él hicieron su ropaje
    con la fe en una bella Humanidad.
    Y del grupo de seis se separaron
    dos, para que uno prosiguiera el viaje
    que pidió para él, la que es Bondad.

    Dejad, poetas, que éste, que ha llegado
    tras vuestros pasos en peregrinaje
    a este lugar, hoy ponga en el lenguaje
    que no alcanza a esperar, enamorado,
    su ruego a Aquel del pecho traspasado.
    Y si una vez bajó, pida que baje
    y que unas dulces manos borden traje
    de boda para el que desarrapado,
    se siente indigno.

    Un ruego que sostenga:
    si no llega a esperanza, sea sueño,
    y este sitio de humano padecer
    sea, todo él, deseo, porque venga
    el que está ausente pero que es su Dueño,
    y esta vez, a su lado, ¡la Mujer!